Not seeing a Scroll to Top Button? Go to our FAQ page for more info. El blog de Solina - De todo un poco: Curiosidades Gatunas - Los Ojos

sábado, 12 de enero de 2013

Curiosidades Gatunas - Los Ojos



Los ojos de los gatos nos muestran las emociones y alteraciones  de su organismo. Es importante  cuidarlos y conocerlos para poder ayudarles al menor síntoma.

Los gatitos al nacer son sordos y ciegos. Lo cual se compensa con un excelente olfato; cuando cumplen los diez días de vida, más o menos, comienzan a abrir los ojos. En ese momento no ven con claridad, tardarán un determinado tiempo según el gato, en desarrollar por completo el  sentido de la vista.
El minino sí es capaz de identificar los colores, a pesar de los comentarios míticos de que solo ven blanco y negro, estos ven  principalmente el azul y el verde.

Lo que hace que el gato esté dotado de una excelente visión es que sus ojos esten en la parte delantera de la cara (como en el hombre); lo que otorga una visión binocular, quiere decir que el campo visual es abarcado al mismo tiempo por los dos ojos. Esta cualidad le permite calcular de forma casi perfecta las distancias, algo que podemos evidenciar, por ejemplo, en la seguridad de sus saltos.

En lo que, sin lugar a dudas, el felino supera sobradamente al hombre (50% más) es en la visión nocturna: los bastones (células fotorreceptoras del ojo) que posee el gato, así como su capacidad de abrir su pupila hasta tres veces más que el ser humano, permiten una visión envidiable en la oscuridad.
Y otra gran ventaja del gato en lo referente a la visión es su capacidad de cerrar la pupila en forma vertical ante una luz deslumbrante; con ello consigue que el haz luminoso que penetra en el ojo pueda ser mínimo. Si a esto le añadimos que el gato realiza un cierre de los párpados acompañando al cierre vertical de la pupila, podemos decir que el gato posee uno de los mejores filtros solares para proteger la vista que existen en la naturaleza.

Para que esta la visión pueda desarrollarse sin complicaciones, debemos realizar un control frecuente de su estado:
·         Las pupilas deben tener idéntico tamaño
·         El blanco del ojo debe ser realmente blanco
·         Los ojos deben estar brillantes y tener expresión viva
·         El tercer párpado no debe verse
·         Si bajamos suavemente el parpado inferior, la conjuntiva (el revestimiento interno del párpado) ha de ser de color rosa,     ni rojo, ni blanco, y tampoco debe estar inflamado

Es imprescindible acudir al veterinario ante cualquiera de estos síntomas:
·         Depósitos de suciedad alrededor de los ojos
·         Secreciones oculares
·         Lagrimeo abundante/constante
·         Ojo entornado/cerrado o parpadeo continuo
·         Frotamiento del ojo con patas o contra objetos
·         Conjuntiva roja o blanca
·         Cambios de color/opacidad en el ojo
·         Tercer párpado visible

La higiene es fundamental:
Debemos limpiar diariamente los restos de secreciones normales con un papel suave o toallitas específicas, usando suero fisiológico (no utilizar otros productos sin consultar con el veterinario). En caso de animales de pelaje largo, es importante también recortar aquel pelo que pueda afectar al globo ocular.


Fuente de información: Royal canin, el gato en casa